Las sanciones petroleras derrumban lo que quedaba de las industrias venezolanas