Anticipan que Arce deberá tomar decisiones impopulares para sanear las cuentas del Estado