De cómo el chavismo arrasó (y sigue arrasando) con el aparato productivo