Deuda: economistas creen que aún queda tiempo para negociar y que podría romperse el grupo de bonistas más duros