Duro pronóstico de bancos y consultoras sobre la caída de la economía argentina, con valores peores que en 2002