El Gobierno busca despejar la incertidumbre pospandemia, que también afecta la negociación de la deuda