La incertidumbre sobre el dólar genera más tensión y amenaza con trasladarse a los precios