Las sanciones crean un problema para los fondos que tienen bonos venezolanos