Las sanciones de Estados Unidos perjudicarían primero a los venezolanos