Los nuevos bonos del canje acumulan una pérdida de 30% y el riesgo país se acerca a 1.500 puntos