Mientras avanza el coronavirus, Bolivia se debate entre la crisis económica y la incertidumbre política