Moneda venezolana poco se acepta como mecanismo de pago ante una inflación que extinguió el salario