Pobreza, escasez e inflación, el peligroso cóctel que enciende la crisis en Venezuela