Recesión llevó a la banca venezolana a ser la más pequeña de Latinoamérica